viernes, 5 de septiembre de 2008

Bosnia-Herzegovina: la herida abierta

Estoy de vuelta. LLegué a Bosnia-Herzegovina con la idea de encontrar un país herido por la guerra, pero un país al fin y al cabo. Sin embargo, he encontrado de todo menos eso. He encontrado dos entidades que oficialmente conviven, pero que oficiosamente se miran de reojo mientras se limpian las llagas: la Federación bosnia y la República Sprska. He encontrado una sociedad no secularizada que se organiza por intereses étnicos-religiosos, y no por intereses ideológicos o de clase. Una sociedad esquizofrénica en la que la mayoría de sus miembros no parecen poder ser simplemene bosnios. Hay eso hay que añadir alguno de estos adjetivos: musulmán-bosniaco, croata-católico o serbio-ortodoxo.

Y capítulo aparte para Sarajevo: dicen que es la ciudad más parecida a Jerusalén. En ella se mezclan al menos cuatro culturas marcadas por cuatro religiones: Islam, cristianismo ortodoxo, catolicismo y judaismo. Todo regado por pretensiones europeístas y un exuberante despliegue de vida callejera y de cafés. En definitiva, una ciudad que se muestra al visitante como una linda mujer que se relame las heridas sufridas durante última guerra de los años 90.

Todo eso y mucho más, en el próximo reportaje "Bosnia Herzegovina: la herida abierta".

P.D: la foto fue tomada desde unas de las colinas que rodean Sarajevo, frente a un cementerio musulmán de la capital bosnia.

1 comentario:

Gonzalo dijo...

Hola Andreu,

Soy Gonzalo; te felicito por la foto de tu viaje a Bosnia y por la información que aportas en la entrada de tu blog. Aunque breve, es muy ilustrativa de la situación que hay allí. En cierto modo, nos aclara un poco ese "jaleo" de los Balcanes que los españoles nunca terminamos (ni nos esforzamos) de entender.

Espero con ansia tus próximas entradas.
¡Ciao!