jueves, 29 de enero de 2009

Cuba la bella, Cuba la puta

Año 50. "Cuba está en candela, asere", me decía un negro de 2 metros en uno de mis primeros alocados viajes en las abarrotadas guaguas que recorren a 80 por hora las caóticas y sucias calles de la Habana al frénetico ritmo del reggaeton. Música cargada de mensaje popular sobre lo que le está pasando al cubano de a pie.

Sí, Cuba la bella, la llaman. Pero Cuba, además de bella, puede ser muy puta, sobre todo con el cubano sin dinero. La isla de la revolución y el socialismo se hunde poco a poco en una especie de arena movediza de la que no parece que pueda salir fácilmente. La realidad que le llega al turista a través de los medios, los murales revolucionarios y la fachada de los complejos turísticos es de relativa normalidad e incluso optimismo pese a los evidentes problemas que atraviesa la economía del país.

Pero si el extranjero rasca un poquito en esa falsa fachada, e intenta viajar, comer, beber, fumar, hablar y sufrir codo con codo con el cubano, pronto descubrirá la auténtica realidad de Cuba. La de la doble moneda, el galopante mercado negro, los sueldos de miseria, la única comida diaria, el transporte nefasto, el abuso del poder policial, el miedo a la represión, las ansias de salir, el jineterismo, el inevitable robo, el hipócrita mensaje de solidaridad, los constantes caprichos ideológicos de una vanguardia socialista envejecida y del siglo pasado, el hastío, el cansancio, la rabia y la desconfianza.

"No te engañes, en Cuba, para sobrevivir, hay que vivir a diario en la ilegalidad", me aseguró la blogera Yoani Sánchez en una entrevista horas antes de dejar la isla caribeña. Eso significa robar, ya sea al Estado, al turista o al propio cubano, hacer lo necesario para conseguir divisa y llegar así a fin de mes.

Éste es el primero de mi posts nacidos de un apasionante viaje a través de Cuba en el 50 aniversario de una revolución que, como Fidel, parece haber caído en un coma profundo. Una revolución estancada que sobrevive milagrosamente y exhausta en medio de los vaivenes de la crisis económica mundial. Espero que, ya os hagan disfrutar u os angustien, sobre todo no os dejen indiferentes.

7 comentarios:

Yarelys dijo...

hola
Realmente quedé muy angustida después de leer tus primeros comentarios. No es que no sean reales, pero pregunto....no tiene algo bueno Cuba? sólo es miseria, hambre, robo, doble moral? Estoy segura que no. Hasta las putas tienen sus encantos.MUCHACHO, espero que publiques los próximos y así saber que este no fue tu peor viaje.
Chau

Anónimo dijo...

Hola:
Estoy de acuerdo en algunas cosas, solo que me parece que te exediste en la forma de expresarla, tal parece que eso es lo único que hay en Cuba. No creo que ningún extranjero vaya a ningún país del mundo buscando la miseria que este tiene y estoy segura que hay muchos en lo que esta dan deseos de llorar. Visitaste alguna escuela?? la universidad?? alguna vez, viviendo codo a codo con el "cubano de a pie" te apuntaron con una pistola?? no todo en Cuba es tan feo como lo pintas en el artículo aunque muchos deseemos que algunas cosas cambien. Solo pienso que somos parte del mundo y es el mundo entero el que está en coma.

Andreu Jerez dijo...

Hola,

gracias por los dos comentarios. De eso se trata un blog, de intercambiar opiniones y comunicarse. Bien, quizá no entendisteis lo que quería decir con mi primer post o quizá no supe expresarme. Lo que quería decir es que la imagen que se lleva el turista de Cuba suele distar bastante de la realidad (en eso podemos estar de acuerdo, no?). Obviamente que Cuba tiene cosas buenas, cómo lo voy a negar. Y creo que buena parte de los extranjeros las conocen: salud, educación, seguridad en las calles(por no hablar de la gente)...y claro que las contaré. Pero me encontré con algunos turistas que tras dos semanas en la isla, NO sabían que había dos monedas. También estamos de acuerdo en una cosa: el cubano no llega a fin de mes con los sueldos oficiales. Una realidad innegable. Y de ahí el robo generalizado. No es bueno ni malo: es la realidad. A veces la realidad es dura. Y una última aclaración: ¿quién dijo que mi visita a Cuba fue una mala experiencia? Fue el mejor viaje de mi vida, en el que más aprendí y disfruté. Pero también me abrió los ojos y me hizo ver la realidad de forma menos dogmática desde el punto de vista ideológico. Una cosa tengo clara: al actual Gobierno cubano apenas le queda legitimidad entre el pueblo. No hablo de la Revolución, a la que, creo, hay que salvar como sea....

Saludos y abrazos,

Andreu

Yarelys dijo...

Sabias perfectamente que estaría al tanto de todo lo que escribieras de mi país y que reaccionaría en caso de no estar de acuerdo, así que de más están los agradecimientos.
Entendí perfectamente lo que quisiste decir, y estoy de acuerdo que hay turistas que vienen y se van y no conocieron ni la mitad de lo que tu viviste, pero tú mejor que yo sabes que existen muchos tipos de turismo, dependiendo de los intereses de las personas que vienen al país, a ti te interesaba los problemas de la revolución, la vida del "cubano de a pie", a otros no, solamente sol y playa....y eso no lo veo mal, no todo el mundo viene a vivir a san miguel del padrón, muchas veces ni les importa lo que suceda fuera del Hotel donde se queden...tienes que perder la mala costumbre de pensar por los demás.
Cuando escribí(no se si le sucedió a la otra persona)en ningún momento lo hice con la intención de negar lo que decías, estamos de acuerdo en eso, son realidades diarias del cubano, que pueden ser las realidades de cualquier persona en el mundo, que estamos estancados es otra realidad, y que no me puedo quedar tranquila cuando solo ven las machas de mi sol es la mayor de las realidades.
Chau

Alín dijo...

Estimado Andreu Jerez, recién acabo de descubrir su blog. Luego de leerlo hay algunos detalles que me gustaría comentarle. Por ejemplo, de todos los títulos publicados en esta reciente entrada de enero: “Ironías...”; “Cuba la bella, Cuba la puta”; “Hola 2009: para Cuba me voy...”; “Au revoir, Radiomultikulti”; “Inquietante sosiego en medio de la desazón”; “El cine mudo como arma social”; “Waltz with Bashir” y ects., resulta que todos tienen uno o cero comentarios, excepto “Cuba la puta...” y “Hola 2009: para Cuba...”, o sea los dos referidos a su visita a la Isla, que tienen cuatro comentarios. Si su propósito solo fue generar polémicas entre los lectores, yo lo felicito, lo está logrando muy bien, es imposible permanecer indiferente. Pero si lo que usted pretendió fue comunicar sobre, tal como expresa: “Éste es el primero de mi posts nacidos de un apasionante viaje a través de Cuba…” entonces yo siento tristeza y una gran pena de que usted haya corrido con tan mala suerte por esta tierra. De hecho no comprendo por qué utiliza la expresión “apasionante viaje” si sus letras acerca de Cuba carecen de pasión. Oh! y si ya en este primer post muestra una visión tan deprimida ¿qué quedará para el segundo o el tercero? Creo que sería mejor que deje que Yoanis Sánchez siga con esas teclas.
Otra cosita que despertó mi curiosidad, ahora relacionada con las fotografías recientes de su blog en enero: observo que solo hay dos imágenes en blanco y negro; la primera, una imagen de Cuba. La otra es sobre el cine mudo y refiere a la genial idea de la Morus 14, una asociación que todos los primeros miércoles de cada mes proyecta clásicos de ese género, y claro, por eso la imagen es en blanco y negro. Pero, ¿y la otra, es decir, la triste imagen que usted ha colgado de Cuba? –nuevamente se repite la palabra “triste”- yo le pregunto, mi triste Andreu Jerez, y no estoy siendo irónico: ¿por qué la foto en blanco y negro? No sé absolutamente nada sobre el ejercicio de la fotografía, pero supongo que una foto en blanco y negro, entre muchos fines, obedecería por ejemplo: a dar la impresión de antiguo; a resaltar los valores artísticos de una imagen determinada; para ahorrar tinta; o para trasmitir al receptor una sensación de tristeza, deterioro, abandono, pobreza, suciedad… Mmm! compañero Andreu Jerez, ¿por qué usted me está mostrando una imagen de Cuba digitalmente manipulada? La duda ante sus letras comienza a crecer en mi interior, ¿acaso en ellas también habrá manipulación? Prefiero creer que no, que el señor Andreu Jerez es un periodista serio, honesto, y que solo tuvo la fatalidad de ir a parar al peor lugar de Cuba, donde fue víctima del transporte nefasto, del abuso del poder policial, del jineterismo, del robo; que tuvo la mala suerte de tropezarse solo con los cubanos hipócritas, caprichosos, cansados, hastiados, ideológicos de la envejecida vanguardia socialista, llenos de rabia y desconfianza; y que seguro su cámara tenía algún desperfecto técnico y por eso las imágenes que tomó se ven así, ausentes de colores.
Dice un refrán: “uno no es como cree ser, sino, como los demás nos ven”. Gracias a Andreu Jerez mi país es una tierra monocromática, triste, de putas y ladrones, miseria, hambre y represión. ¡Maldito refrán! Yo creía que Cuba era un país alegre, y tan inmensa esa alegría que sus habitantes se reían de las miles de desgracias que padecen, y con esas risas construían sueños maravillosos, bailaban, hacían el amor y compartían su simple dicha con los visitantes.

Anónimo dijo...

Hola
Soy alguien, que te acaba de leer, bueno de remirar el log por encima... es que estoy "trabajando" y no me puedo parar a leer.... y como no se como localizarte sin que me cueste un ojo de la cara... te escribo y .. ah! y mensaje en tu buzón de voz!

Bueno churrapiya... ya más pistas no te doy... ya tengo una idea para carnavles'09; lee corrreo y me dices.

Un abrazo!

Aida dijo...

Una amiga que te conoce me mostro el sitio, despues de leer este unico articulo me entro como especie de rabia o impotencia, y te iba a escribir, luego de leer todos los comentarios y fundamentalmente el de Alín no me queda nada por dentro, es como si lo hubiera escrito yo, aunque no escribo tan bonito.